agosto 08, 2008

Que se mueran los poetas

.
I

Serví una tasa de café
Para calentar mi cuarto
Y sentir que todavía en cada pared
Hay un poco de sabor amargo

No sé donde estas hoy
No hay aves que traigan tu fragancia
No hay olivos ni eucaliptos
Lo que queda son líneas sin gracia

Lejanas, disipadas, casi imperceptibles
Y es mejor así, por que ya no importan
Lo colores o las figuras
Lo que mata es su esencia

A veces la gente se muere
Y también a veces los poetas se suicidan
En una autodeterminación

Mentiroso le dicen al poeta
Cuando ya esta fallecido, póstumo
Al lado del ataúd ni siquiera su vestigio
Menos aun el vegetal hecho color

Que se mueran los poetas
Y que se muera la poesía

[ Que sucede morenita
No llores
Que se muera la poesía
Y los decadentes ]

II

No pesa como el oro
No pesa como las nubes
En algunos lugares vale
En otros sencillamente no

En algunos lugares los leen
En otros son flores inodoras, incoloras
La ira y la lujuria
Acechan a las flores

Que se mueran las flores y sus colores
Eso dicen las superfluas
Esas abejas hechas de ficción
Irreverencias de la verdad

Esta noche ellas, Las amarillas
Demuestran su apetito
Voraz apetito superfluo
Por devorar flores
Para no apreciar no solo sus colores
Sino nada, ni su satisfacción
Su vulgar fisiología

Y se van muriendo las flores
Superfluas amarillas las consumen

Que se mueran los poetas
Y la poesía también

La vulgaridad no es compasiva
Y la ira la enerva

Por ello que se mueran las flores
Por que así no tienen sentido
En ese mar de opacos

Dulce como el vino añejo
Amargo como las uvas maduras
Así es la garganta de la abeja
Por que es de la gleba

Y quise creer que no era así
Pero tiene un icono grabado
En su estirpe
Que se desprende por su lascivo cuerpo

III

Con la embriaguez de mi soledad
Se me cayeron dos papiros
Uno era un clavel y el otro un lis
Eran gemelos, malditamente
Por que el vulgo trasponía su nombre.

Ahora no alcanzan para comprar dibujos
No son uno, no son alguno
Son la decadencia de una raza
Son banales, por los ojos que los vieron

Al final no queda mas que dejarlos
Tal cual eran
Sin nada
Sin su circunstancias

Arrepentido debe estar el árbol de tocar el cielo
Por que no era el cielo
Era el sedimento de una especie
Su más recóndita pus

No me veáis ahora

Que se mueran los poetas
Y la poesía también
.
.

4 Los Crucificados que comentan!:

ConocheSanJoseDeNoche.ticoblogger.com dijo...

mae ahi le deje una tarea en mi blog por si gusta realisarla

La Morada dijo...

Que sería de nosotros sin poetas y sin poesía?
Te imaginas la vida sin una válvula de escape?

Me gusto mucho! Pero muy triste =(

andrés dijo...

Muy a lo Sabina fren... muy bueno!!!

El Crucificado dijo...

Saludos Conochedor, ahi vi la tarea.

Morada: la Tristeza también inspira.

Andrés: Excelente Sabina.

 
El Crucificado Blog Ə | 2008 - 2008 | Derechos de El Crucificado