abril 21, 2009

El Sueño de las Ruinas de la Especie III

.

Las Ruinas de La Especie
IX
El Sueño
.
Para él un día normal es un día cuadrado, uno en el que no tenga que hacer nada que esté fuera de su cuadrado mundo. Levantarse, fumar un cigarrillo Romeo y Julieta, servir una tasa café amargo y observar como el humo que exhala se disuelve en el funesto ambiente en el que vive, todo esto sería un día normal, un día perfecto para él, vestir su traje igual que ayer, su sombrero de ala ancha y sus zapatos negros, como si el tiempo no existiera, ese es su deseo, que nada se modifique, que todo siga cæteris páribus, estático.
.
Durante una de las madrugadas frías del año tuvo un sueño, de esos que realmente desconciertan al durmiente y después de ese proceso onírico solo pudo permanecer en vigilia, como un noctámbulo en sus pensamientos.
.
Soñó que estaba durante su juventud y que aún estudiaba en la universidad, pero no era una carrera normal, estudiaba algo relacionado con la medicina, algún tipo de alquimia extraña, y se encontraba en un cuarto completamente blanco, un laboratorio químico al cual antes de ingresar debía desinfectar el cuerpo, pero este proceso de eliminación de microorganismos no se hacía solo, una persona estaba encargada de ayudar en la desinfección, y su ayuda consistía en rociar un polvo blanco sobre el cuerpo, un polvo sin olor y suave al tacto, debía esparcirse por toda la anatomía y una vez terminado el proceso de desinfección se puede ingresar al laboratorio.
.
En su sueño cuando ya estaba dentro del laboratorio se percato de algo extraño, la persona que lo ayudó en la limpieza le tatúo algo en la espalda mientras realizaba el proceso de desinfección, le dibujó tres calaveras, dos de un tamaño regular y la tercera levemente más pequeña, entre las tres formaban un triangulo equilátero perfecto, y bajo las calaveras también tatuó una inscripción “Gólgota”.
.
Al alba se levantó de la cama insomne, desconcertado del sueño que acababa de tener, preparó una taza de café amargo y lo bebió recostado en el sofá, mientras meditaba acerca del advenedizo sueño.
_____________
Para leer Anterior: VIII La Puerta Click Aquí
Para leer Primera Parte: Las Ruinas de la Especie I Click AquíPara leer Segunda Parte: Las Ruinas de la Especie II Clic Aquí
.

4 Los Crucificados que comentan!:

Zarela dijo...

Me daré de José para interpretar el sueño de este fulano cuadrado que sueña con la sanidad de su alma, espíritu y cuerpo, una limpieza suave al tacto, que otro deposita sobre él. En su interior se cuestiona si verdaderamente él, aquel que fue crucificado en la cruz dará sanidad, siendo tan pequeño entre los otros dos. Pues bajo lo sencillo se encuentran las cosas más complejas, Bajo, lo más pequeño nos encontramos con lo más grandioso. La pequeña calavera, el fruto de dos que infinitamente contiene lo más valioso.

Amorexia. dijo...

Vaya deformación onírica de significado ritual segun parece.

Saludos ausentes.

Mario_ergosum dijo...

Interesante el sueño e interesante la interpretación de Zarela. ¿Nos vas a dar la interpretación que él le dio?

Saludos...

delfin en libertad dijo...

En lo más pequeño se encuentra el misterio. Un abrazo.

 
El Crucificado Blog Ə | 2008 - 2008 | Derechos de El Crucificado